El millonario y los candidatos del no

Declan Ganley, el irlandés que financió la campaña contra el Tratado de Lisboa, recaba el apoyo de figuras como Lech Walesa para el partido que presentará a las europeas.

Desde que Declan Ganley reventó el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa le han llovido los mamporros desde todos los ámbitos. Que si hizo su fortuna con oscuros negocios en la Rusia postsoviética, que si durante años se hizo pasar por británico para no pagar impuestos en Irlanda, que si está relacionado con turbias tramas de corrupción y sobornos a políticos...

Nadie ha aportado hasta ahora pruebas fehacientes de que esos rumores tengan algo que ver con la verdad. Pero desde que el no a Lisboa triunfó en Irlanda gracias a la campaña que él ideó y financió, el multimillonario irlandés se ha convertido en un personaje incómodo para las élites políticas tradicionales.

Ganley prepara ahora su asalto a la Eurocámara, con un nuevo partido, Libertas, que empieza a ganar adeptos en los países en los que ha empezado a movilizarse (presume de tener más de un millón de simpatizantes). Está fichando como cabezas de cartel a caras conocidas de tan variada adscripción ideológica como potencial para atrapar votos, y visto su éxito en Irlanda, el resto de partidos empiezan a temerle.

"Reformarse o morir"
"Ha llegado el momento para Europa de reformarse o morir", amenazó Ganley la semana pasada en la convención que su formación celebró en Roma, en un mitin en el que arremetió contra los políticos convencionales, los sueldos de los eurodiputados, los gastos de las instituciones europeas y los déficits democráticos de la UE.

Algunos medios irlandeses calculan su patrimonio en más de 300 millones de euros, pero él jura que ha dejado sus negocios para dedicarse de lleno a la campaña de las europeas. En Roma dejó muestras de la ambigüedad de un discurso que le permite parafrasear en el mismo sermón a Barack Obama ("¡Sí, podemos!) y a Charlton Heston ("¡Sobre mi cadáver!"). Aunque es eso precisamente lo que caracteriza el argumentario de Libertas: la indefinición.

"Soy de centro, un socialdemócrata moderado que fue muy de izquierdas en su juventud, aunque el tiempo me atemperó como a tantos otros. No me considero un ultraderechista, ni soy de derechas ni ultraliberal", explicó en una reciente entrevista Miguel Durán, ex director general de la ONCE, ex presidente de Telecinco y fichaje estrella de Ganley en España.

Libertas se ha asociado aquí con Ciudadanos, que basa su ideario en la combinación de "liberalismo progresista y socialismo democrático", y que se dice europeísta y antinacionalista. Pero en Francia se ha aliado con el MPF de Philippe de Villiers, que defiende posiciones profundamente euroescépticas, nacionalistas y ultraliberales. Hay más ejemplos de esa personalidad política bipolar en Suecia, en Alemania y en el Reino Unido, e incluso en los países donde Libertas aún no ha cerrado sus listas. El más reciente lo dio el ex presidente polaco Lech Walesa, quien asistió a la convención de Libertas en Roma para apoyar públicamente a Ganley y definirlo como el hombre "que tiene el potencial de cambiar Europa". El día anterior, Walesa había participado, con un emotivo mitin, en la clausura del Congreso del PP Europeo en Varsovia.

Los rumores dicen que a lo que en realidad aspira Ganley es a cimentar su carrera hacia la jefatura del Gobierno en Irlanda. De hecho, hay quien sospecha que el Ejecutivo de Brian Cowen habría evitado convocar el nuevo referendo sobre el Tratado de Lisboa el mismo día de las elecciones europeas, para no darle ventajas en clave nacional al temido multimillonario. Claro que no hay pruebas fehacientes de que eso sea cierto.

La voz de Galicia, España
03.05.2009


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz