Dilemas en la Torre de Babel

El 1º de mayo, diez nuevos países ingresarán a la Unión Europea. Como equipaje traerán nueve idiomas más para traducir, que se sumarán a los once originales

La sede de la Unión Europea se convertirá en una verdadera Torre de Babel con 20 idiomas escuchándose por los pasillos de la sede comunitaria de Bruselas.
Para satisfacer la demanda, el organismo tendrá que contratar a por lo menos el doble de la planta de traductores actual, que ya sobrepasa los 1.300 empleados.
Contratistas y electricistas también están viendo su negocio florecer ante la necesidad de nuevas cabinas, escritorios y audífonos de traducción simultánea para las salas en Bruselas, Luxemburgo y Estrasburgo.

Asunto delicado
La tarea es aún más titánica si se tiene en cuenta que entre los 20 idiomas hay por lo menos 190 combinaciones posibles, y es muy difícil encontrar un traductor que pueda hablar a la vez finlandés y portugués, o griego y estonio. Por esta razón, los documentos no podrán ser interpretados desde su versión original, sino en cadena: un traductor checo, por ejemplo, tendrá que esperar la traducción de su contraparte estonia para poder comenzar. "Yo soy la primera en la cadena. Si cometo un error, entonces todo el mundo lo comete, o peor", dijo a la BBC Jana Jalvi, una traductora estonia. En últimas, algo muy parecido al juego infantil de susurrarse una frase de persona en persona para divertirse con el absurdo resultado final, una situación peligrosa en un entorno en el que cada palabra tiene un peso diplomático. ¿Cómo olvidar la imagen del parlamentario alemán que tiró con disgusto sus audífonos al escuchar al premier italiano Silvio Berlusconi compararlo con el vigilante de un campo de concentración nazi?

Soluciones
Algunos eurodiputados han sugerido instaurar un idioma oficial neutro para la Unión Europea, y algunos han llegado a recomendar que se resucite el olvidado ideal del esperanto. Para otros, el inglés es la opción más lógica, porque en muchos países es el segundo idioma más popular. Sin embargo, hay quienes afirman que el Parlamento Europeo es el peor lugar para encontrar funcionarios bilingües. "La gente no es elegida por sus habilidades para los idiomas, sino por su representación política", dijo Patrick Twidle, quien contrata a nuevos traductores.

Francia, por su parte, está ofreciendo a los comisarios de los nuevos países miembros un curso gratis en la campiña francesa, una oportunidad aprovechada por ahora por 1.000 de ellos.
Por ahora, un ejército de traductores intentará desenredar la maraña de idiomas en la que se convertirá la Unión Europea.

En números
La Comisión Europea tiene 1.300 traductores.
Ellos procesan más de 1,5 millones de páginas cada año.
Después del 1º de mayo, el número de traductores se duplicará.
Se calcula que procesarán más de 2,5 millones de páginas al año.

BBC, Londres
Abril 2004


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz