Rumbo este, a la deriva

La Unión Europea ha despegado y está volando rumbo este, sin tener muy claro cuándo o dónde va a aterrizar
El 1 de mayo llegará a las fronteras con la antigua Unión Soviética.
Después incluirá los Balcanes, en 2007, y en teoría, podría aterrizar en Turquía en diez años, dándole a "Europa" una frontera con Irak. Pero ese podría no ser el destino final. Bielorrusia, Moldavia y Ucrania se consideran ya potenciales miembros de la Unión Europea, y los estados caucásicos de Armenia, Azerbaiyán y Georgia tampoco se descartan. Hay quien incluso ve a Rusia e Israel como futuros miembros.

¿Cómo sería una Europa ampliada?
No está fuera de los límites de lo posible que la Europa de los 15 de hoy llegue a ser en el futuro un club de 40 naciones, desde Islandia hasta el mar Caspio. La cuestión es en qué tipo de organización se convertiría una unión tan grande. Ya la Europa de los 25, que comenzará en mayo de este año, se ve en general como muy diferente a lo que es la Europa de los 15. Francia y Alemania ya no podrán dominar, debilitándose así el "motor" de la UE. Y se espera que los nuevos estados miembros frenen el ritmo de formulación de políticas de la unión. Adelantándonos a acontecimientos, es difícil pensar ahora en políticas agrícolas comunes que ofrezcan subsidios para los pastores seminómadas de Azerbaiyán, o fondos de cohesión para Moldavia, donde el PIB per cápita es aproximadamente un 1% de la media actual de la UE.

Zonas grises
El borrador de la constitución europea recuerda tratados anteriores al decir que cualquier país se puede adherir siempre y cuando comparta los valores de la unión y esté en Europa.
¿Pero dónde acaba el continente europeo?
La solicitud de Marruecos en 1987 fue rechazada por claros motivos geográficos, pero hay otros países que están en zonas grises. Los marcadores territoriales tradicionales de Europa, los Urales y el estrecho de Bósforo, dejan a Rusia y a Turquía medio dentro y medio fuera, y confinan a los tres países caucásicos, que también se quieren adherir a la UE, a tierra de nadie.
La situación geográfica de Chipre, una isla próxima a la costa turca, y más cercana a Libia que a Grecia, tampoco es obviamente europea, y sin embargo es uno de los estados que entrarán en la UE en mayo de 2004.

Límites
"La elite política de Europa necesita debatir qué es realmente Europa, cuál es el concepto de Europa", dice el parlamentario europeo por Alemania Klaus-Juergen Hedrich. "Tenemos que hacer eso para explicarles a nuestros electorados hacia dónde nos dirigimos. Si no lo hacemos, tarde o temprano encontraremos dificultades". Algunos funcionarios de la UE coinciden en que los límites de una futura ampliación deberían especificarse, por un interés de transparencia. Pero otros creen que es mejor dejar el tema sin resolver, porque la posibilidad de una adhesión futura es una que podría animar a los países a emprender reformas democráticas y convertirse en mejores y más estables vecinos.

Sorpresa desagradable
Los estados miembros están divididos acerca de hasta dónde debe ampliarse la UE después de la admisión anticipada de Bulgaria y Rumania, y posiblemente Croacia, en 2007. Las adhesiones de Islandia, Noruega, Suiza y los países balcánicos serían menos polémicas. Albania, Bosnia-Herzegovina, Macedonia y Serbia-Montenegro se les prometió la adhesión, siempre y cuando cumplan las condiciones. Pero Turquía, cuya solicitud genera una gran polémica, está más avanzada en la cola de entrada. Turquía obtuvo el estatus de candidata en 1999, y la promesa en 2002 de que las negociaciones de adhesión podrían empezar en enero de 2005. Sin embargo, hay un sector significativo de la opinión que cree simplemente que Turquía no está en Europa. Incluso los partidarios de Turquía admiten su adhesión sería muy difícil de "digerir", ya que es un país mayor que todos los miembros actuales, excepto Alemania, y más pobre que el nuevo estado miembro más pobre de Europa del este. Simon Taylor, autor de un estudio nuevo sobre la ampliación de la UE, basado en declaraciones no oficiales de funcionarios de la unión, dice que muchos se habían llevado "una sorpresa desagradable" cuando Turquía estuvo cerca de cumplir los criterios políticos para la adhesión en 2003.

Un golpe de realidad
En la actualidad, los líderes europeos son mucho más entusiastas sobre la ampliación que el público al que representan. Lo ven como una operación muy exitosa para consolidar la democracia y la estabilidad en Europa central. Pero Simon Taylor cree que las dificultades de la absorción de diez miembros nuevos resultarán en un cambio de humor. "Habrá un golpe de realidad severo, debido al proyecto tan ambicioso al que se comprometió la UE con la ampliación". "Estos países van a decir que no a las nuevas legislaciones sociales, de medio ambiente y de empleo que aumenten los costes de la mano de obra y reduzcan la competitividad. El ritmo de las iniciativas disminuirá inevitablemente". Taylor espera que la UE retrase otras ampliaciones, pero advierte de una posible crisis si los reformistas de Ankara ayudan a terminar con la división de Chipre y después no obtienen por recompensa la reapertura del diálogo para la adhesión. Al fin y al cabo Turquía, Bulgaria y Rumania tienen un compromiso de la UE que sería muy difícil de romper o ignorar. Pero los esperanzados que aún no han recibido un compromiso público podrían tener que esperar durante mucho tiempo.

Stephen Mulvey

BBC, Londres
22 de abril de 2004


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz