Primera visita de un patriarca ortodoxo ruso a Polonia

La visita de Kiril pretende enviar un mensaje de reconciliación a la comunidad católica.
El máximo dignatario cooficiará un acto litúrgico con el presidente de la conferencia episcopal polaco.

El Patriarca ortodoxo ruso saluda al arzobispo de Varsovia. Kacper Pempel - Reuters

El patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kiril, ha iniciado en Varsovia una visita que podría acercar a ortodoxos rusos y católicos polacos, dos comunidades cristianas con una conflictiva relación desde hace siglos. Es la primera vez en la historia que un máximo dignatario ortodoxo viaja oficialmente a Polonia. Está previsto que Kiril y el presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, monseñor Iosef Mijalik, cooficien un acto litúrgico y firmen un llamamiento a sus respectivos pueblos. Este documento, en el que se ha trabajado durante tres años, está concebido como un mensaje de reconciliación basada en las raíces cristianas comunes, las duras experiencias sufridas en el siglo XX y el perdón mutuo.

En los últimos años, Rusia y Polonia se esfuerzan por mejorar sus relaciones políticas. Además, el clima entre ortodoxos rusos y católicos ha mejorado tras los fallecimientos del papa Juan Pablo II (cuya actividad misionera irritaba a los ortodoxos) y del patriarca Alexéi. Kiril, que fue responsable de las relaciones exteriores de la Patriarquía, tuvo una relación personal con Benedicto XVI, cuando éste era el cardenal Ratzinger.

En declaraciones antes de su visita, Kiril manifestó su esperanza de que la visita cambie el tono de las relaciones entre los dos países. Para ello, dijo, “ hay que pronunciar una sola palabra: perdón”. “Pronunciando esta palabra el uno hacia el otro, no olvidamos la historia”, sentenció, pero el perdón, dijo, generará un “nuevo clima” que permitirá a científicos e historiadores trabajar “sin intentar utilizar los hechos históricos para seguir aventando el odio, la hostilidad y el alejamiento”. El patriarca admitió que el encuentro con el Papa “será posible en algún momento”, y aunque “aún es pronto”, ortodoxos y católicos han realizado muchas actividades conjuntas. “Puedo decir que, en la defensa de los valores cristianos de la vida en Europa y en la defensa de la cultura cristiana en Europa y en todo el mundo, la Iglesia Ortodoxa y la Iglesia Católica son aliadas y en gran parte piensan de la misma manera”, manifestó, según Itar-Tass. En Varsovia, el patriarca fue recibido casi como si fuera un jefe de Estado por una guardia de honor.

La reconciliación ortodoxa-católica podría leerse también en clave de una alianza conservadora de carácter antiliberal por parte de dos comunidades con problemas. En el caso de la Iglesia Ortodoxa, varios escándalos que afectan a la misma figura del patriarca. A principios de este siglo, la Iglesia Ortodoxa hizo una rara contribución a la Constitución Europea (la única procedente de Rusia), en la que se posicionó como defensora de valores cristianos conservadores.

Kiril insistió que la Iglesia Ortodoxa es autónoma en relación al poder político, pero matizó que existe un temario conjunto referido a cuestiones morales.“Una persona moral es una persona que observa la ley”, dijo. Su visita a Polonia coincide con la lectura del veredicto el viernes en Moscú de tres miembros del grupo “Pussy Riot” que en febrero protestaron en la catedral de Moscú contra la vinculación entre la Ortodoxia y el Kremlin.

El metropolita Ilarión, responsable de exteriores de la Patriarquía, manifestó que el cristianismo “en gran medida formó una cultura y una mentalidad nacional de los rusos y los polacos” y que ambas comunidades tienen desafíos son comunes, como “la indiferencia religiosa”, el “secularismo agresivo” y la “inmoralidad”.

“No se puede hablar de ecumenismo, porque cada Iglesia permanece en sus fronteras, pero sí de una mayor comprensión de la unidad de la iglesia y de que el cristianismo es más importante que la suma de sus partes”, afirmó el historiador Andréi Zúbov. Según este especialista, los ortodoxos rusos han mejorado su relación con los católicos desde que los rusos comenzaron a viajar a Occidente”.

Pilar Bonet
El País, España
16.08.2012


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz