Se cura milagrosamente el peluquero comunista de Juan Pablo II

Gianni trabaja en una peluquería de Roma desde hace más de 50 años. Por sus manos han pasado miles de clientes, entre ellos un futuro santo. Hablando de todo y de nada, transcurrían las esporádicas visitas de Karol Wojtyla a la peluquería en la que trabajaba Gianni en los años 70, muy cerca del Vaticano.

Gianni Vecchio: “En una de las ocasiones le dije “Padre, tiene que saber que yo soy comunista”. Él me dijo: “No pasa nada, no te preocupes. Se ve que eres una persona buena”. Tenía muy buena memoria. Cuando entraba en la tienda siempre decía: “¿Cómo está mi comunista?” En otras ocasiones hablábamos de mi familia, de mis hijas”.

Así comenzó una amistad sin que Gianni supiera que ese sacerdote era cardenal y uno de los papables, es decir uno de los candidatos con más posibilidades de ser Papa. Tras la muerte de Juan Pablo I, durante la elección del nuevo Papa, Gianni estaba en la plaza de San Pedro cuando Karol Wojtyla salió al balcón de la basílica. Entonces reconoció la voz de uno de sus clientes.

Gianni Vecchio: “Cuando lo vi en el balcón grité: “¡Yo lo conozco, le he cortado el pelo!” Corrí a casa a contárselo a mi mujer. “¡Han elegido Papa al sacerdote al que le cortaba el pelo! Fue un día muy alegre para mí”. Durante los 27 años de pontificado, Gianni se encontró con el Papa varias veces. Pero esta amistad se hizo aún más fuerte tras el fallecimiento de Juan Pablo II.

A Gianni le dolía mucho la espalda. Los médicos le diagnosticaron una hernia de disco, una enfermedad muy dolorosa que afecta a los nervios de la espalda y de la pierna. Aunque Gianni ya estaba en el hospital para ser operado, no tuvo que pasar por el quirófano. Fue un milagro de su amigo Juan Pablo II.

Gianni Vecchio: “Cuando entré en el hospital vi una foto de Juan Pablo II y Madre Teresa. Estaba esperando para que me operasen al día siguiente y el médico decidió hacerme otras pruebas, otra resonancia magnética. Durante meses había sufrido dolores muy fuertes. Cuando me dieron los resultados, compararon las dos resonancias y la hernia había desaparecido”.

Ni Gianni ni los médicos podían creer que la hernia hubiera desaparecido. Pero así fue, Gianni ya no sentía ningún dolor ni en la pierna ni en la espalda. Se sentía como nuevo. Gianni Vecchio: “Los médicos me dijeron que no sabían cómo había sido, pero la hernia ya no estaba, había desaparecido. Que todo estaba bien y así es. Sigo perfectamente”. Gianni no ha vuelto a sentir ningún tipo de dolor relacionado con la hernia. Lo considera un milagro de su amigo Karol Wojtyla. Por eso decidió escribir su curación en una web del proceso de beatificación de Juan Pablo II.

Gianni Vecchio: “Un mes después me llamaron de Radio Vaticana para pedirme que testimoniara, que contara mi curación”.“Tengo todos los documentos, los informes médicos. Todo. Sé que cuando lo necesiten, se pondrán en contacto conmigo para que testimonie y poder formar una comisión que investigue mi caso”.

Un encuentro fortuito entre Karol Wojtyla, futuro papa Juan Pablo II, y Gianni Vecchio, peluquero comunista de Roma. Una amistad que ha cambiado la vida de Gianni para siempre.” En este año, donde posiblemente, sea beatificado Juan Pablo II, esta noticia toma un relieve esencial.

La enseñanza que deseo transmitir es: Como el peluquero comunista del Papa, hemos tenido, conocido, leído, oído y visto a Juan Pablo II y realmente era un santazo. Ahora nos estamos dando más cuenta. Más vale tarde que nunca.

Tomás de la Torre Lendínez
Infocatólica, 24.03.2010


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz