Un cardenal propone a Juan Pablo II como patrón de los deportistas

Todavía no ha llegado a los altares, pero a Juan Pablo II le llueven ya las solicitudes de patronazgo. Unos quieren hacerlo patrón de los montañeros, por su afición a la montaña, que cultivó hasta el final de su vida. Otros, patrón de los sombrereros, por ser el Papa que más sombreros típicos se puso. Pero la propuesta que parece tener más probabilidades de éxito es la de convertirlo en patrón de los deportistas.

Y es que esta última propuesta no la hace cualquiera. Procede nada menos que del cardenal curial José Saraiva Martins, hasta hace poco prefecto precisamente de la Congregación para la Causa de los Santos o, como la conocen en el Vaticano, 'la fábrica de los santos'.

Para el cardenal de origen portugués, uno de los que más ha luchado por la pronta beatificación del Papa Wojtyla, los méritos de Juan Pablo II en este campo son evidentes: "Era un gran deportista. Practicaba el deporte a menudo y entendía sus valores. Representa el concepto del deporte desde un punto de vista humano y cristiano, y por eso podría convertirse, si Dios quiere, en el santo patrón del deporte".

El Papa Wojtyla fue, sin duda, también el Pontífice más deportista de la historia reciente con diferencia sobre todos sus predecesores. De hecho, nada más aterrizar en el Vaticano, mandó construir una piscina y un gimnasio.

Ya de Papa, quedan para el recuerdo imágenes del Santo Padre esquiando por los Alpes, sus viajes en kayak que usaba en sus refugios espirituales o sus primeros años de juventud, cuando era un aspirante a guardameta en su Wadowice natal con el sobrenombre de 'Lolek'.

Juan Pablo II cuidaba, además, su estado físico, que siempre fue destacado. Por eso y por la edad con la que llegó al trono de Pedro (a los 58 años) se convirtió en el Papa que más viajes realizó en la historia del papado, con comparecencias maratonianas y capacidad para reunir a multitudes superiores a las de muchos eventos deportivos (la prensa le apodó 'el atleta de Dios').

No sólo fue practicante, sino también aficionado. Al Papa Wojtyla, siempre le gustó mucho el deporte y no lo ocultaba. Por su palacio pasaron grandes deportistas como Mahammad Ali o Michael Schumacher. O equipos de todas las especialidades y de todos los rincones del mundo. Entre ellos, el Real Madrid, el FC Barcelona o el Atlético de Madrid. Y, por supuesto, el Milán, el Inter., la Roma o la Juve.

José Manuel Vidal
El Mundo, España
08.01.2010


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz