Wadowice pide la santificación

Benedicto XVI cuestionó la idea del relativismo moral y defendió las creencias tradicionales de la iglesia; unos 270.000 fieles participaron de la celebración bajo la lluvia

Santo subito, dicen sus habitantes sobre Juan Pablo IIWadowice (De una enviada especial).- Los habitantes de este pueblo de 20.000 personas que queda a 45 kilómetros de Cracovia, y que saltó a la fama por ser la cuna de Juan Pablo II, aprendieron dos palabras en italiano: "Santo subito", es decir, "Santo ya". Una inmensa pancarta con ese lema puede leerse en uno de los varios pósters de bienvenida que decoran la plaza Jana Pawla II, donde hoy será recibido con bombos y platillos Benedicto XVI. "Santo subito" es también la contestación que los lugareños dan cuando se les pregunta cómo viven la ausencia de "su" irreemplazable Juan Pablo II, considerado ya santo en vida.

"El hizo el milagro del turismo en este pueblo", explica a LA NACION Janus Gawron, un joven de 28 años que no se vio obligado a irse del país para conseguir trabajo, como muchos polacos, sino que tiene la suerte de tener un empleo justamente en el sector turístico "gracias a Juan Pablo II". "El año pasado tuvimos medio millón de peregrinos en Wadowice, especialmente de Italia, Alemania y España, pero vienen de todo el mundo, incluso de la Argentina ", agrega.

La meta del turismo religioso es la humilde casa donde nació Karol Wojtyla el 18 de mayo de 1920, en el número 7 de la calle Koscielna, que desde 1984 es un museo en el cual uno puede recorrer, en el primer piso, el pequeño ex departamento de los Wojtyla. Allí se exponen algunos muebles aún intactos de la familia, fotografías y objetos varios, como por ejemplo esquíes, una camisa tipo leñador y remos de kayak, que pertenecieron al "atleta de Dios". Frente a la vivienda hay varias placas recordatorias. Una de ellas indica la cercana lechería de María y Aljzy Banas, en la que el pequeño Lolek comía todos los días junto con su padre después de la temprana muerte de Emilia, su madre.

La casa-museo de este poblado donde se venden todo tipo de souvenirs relacionados con Juan Pablo II queda a una cuadra de la iglesia principal del pueblo, la Basílica de la Inmaculada Concepción. Este templo fue pintado y restaurado a nuevo para la visita del sucesor alemán.

Durante su pontificado, Karol Wojtyla regresó tres veces a su querida Wadowice. Durante su última visita a Polonia, en agosto de 2002, no pudo venir hasta aquí. Antes de regresar a Roma, sin embargo, sobrevoló este sitio con su helicóptero, algo que todos sus habitantes, que quieren que sea "santo subito", recuerdan con orgullo.

La Nación , Buenos Aires
27.05.2006


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz