Navidad en Polonia

Por Anna Koziel

Un atributo importante de los espectáculos navideños es el pesebre. El nacimiento polaco de títeres es un fenómeno cultural único, ya que lleva dentro , además de las figuras típicas de Belén, un pequeño escenario teatral, donde los títeres, movidos con las manos, interpretan una pieza que combina los episodios clásicos sobre el nacimiento de Jesús con historias puramente laicas, de índole satírica y costumbrista. Los primeros espectáculos de belén fueron presentados por los monjes quienes ya a comienzos del siglo XVIII empezaron a introducir figurillas móviles de personajes seglares en los nacimientos que instalaban en el interior de las iglesias. Los monjes representaban graciosas escenas manipulando y prestándole su voz a las figurillas. Poco después se extendió la práctica de espectáculos con belenes ambulantes realizados por laicos vinculados a la Iglesia y escolares. Esta costumbre muy popular en el siglo XIX en toda Polonia, tanto en las ciudades como en el campo se ha conservado en el siglo XX sólo en el ámbito rural.

Concursantes llevando sus PesebresUna excepción es Cracovia, antigua capital de Polonia, donde el arte de construir pesebres se ha desarrollado de forma impresionante y se ha conservado hasta la actualidad. Este desarrollo se debe a la arquitectura del belén cracoviano, inspirada en construcciones históricas de la ciudad que representan épocas y estilos diversos. El éxito de los grupos de villancicos con el belén dependía tanto de la belleza de la forma arquitectónica del belén como del humor del diálogo y la calidad artística de los títeres. Los textos, que tenían muchas variantes locales, eran modificados todos los años mediante la introducción de temas y personajes relacionados con los actuales acontecimientos políticos y sociales. Llenas de gracia y humor, burlándose de diversos defectos humanos, estas representaciones divertían mucho a los espectadores.

En la tercera década del siglo XX, el pesebre de títeres y los espectáculos comenzaron a perder popularidad en Cracovia. Para salvar la tradición, las autoridades municipales de Cracovia decidieron organizar un concurso anual de pesebres. El primer concurso fue convocado en diciembre de 1937.

Si quiere saber más sobre los pesebres de Cracovia, puede leer mi ponencia en el Primer Encuentro de Pesebristas realizado por el Centro Internacional de Conservación del Patrimonio en el mes de octubre de 2002 en la Manzana de las Luces.

Pesebres de Cracovia


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz