La leyenda de los tres hermanos

Hace más de mil años vivía un rey que gobernaba sobre las tierras que baña el río Vístula en su desembocadura.
Cuando el rey murió sus posesiones fueron heredadas por sus tres hijos: Lech, Czech y Rus. Como el reino no era lo suficientemente grande como para dividirlo entre los tres hermanos, decidieron salir a buscar nuevas tierras.

Lech era el mayor y se convirtió en el nuevo jefe.
Sus hermanos se pusieron celosos y a menudo discutían sobre cuál de ellos tenía mejor condiciones para ser el líder.
Después de viajar durante meses, los tres hermanos ascendieron a una colina en una tierra de verdes praderas.
En la cima de la colina había un gran árbol sobre el que volaba una gran águila blanca.

“¡El águila es un buen signo de Dios!”, le dijo Lech a sus hermanos. Voy a trepar a ese árbol y echaré una mirada hacia los alrededores!”

Cuando Lech trepó a la copa del árbol, vio un nido de águilas blancas en sus ramas. Una de las águilas voló muy cerca de él, pero no le permitió acercarse a su nido. El trepó más alto aún y pudo observar grandes extensiones alrededor de la colina.

Hacia el norte vio una gran masa de agua. Hacia el este vio una llanura infinita y fértil; hacia el sur vio colinas en las que las ovejas y otros animales podrían pastar. Hacia el oeste había un hermoso bosque.

Lech descendió y les contó a sus hermanos cuanto había visto.
Czech quiso ir al sur y Rus consideró que lo mejor sería ir al este. Finalmente los tres hermanos decidieron separarse y cada uno partió con su gente.

Lech decidió permanecer allí mismo y se convirtió en el primer duque de Polonia. La gente comenzó a construir un pueblo en la colina y Lech eligió al águila blanca con sus alas desplegadas como su emblema. Llamaron a este pueblo con el nombre de Gniezno, es decir nido en la lengua eslava antigua. La ciudad se convirtió en la capital de la nación que todos conocerían como Polonia.

Mientras tanto, Rus que había partido hacia el este, fundó la “Rus de Kiev” que más tarde daría origen a Ucrania.

Czech, que había eligido quedarse más al sur, en la región de Bohemia fundó la República Checa.

Cuentan también que después de varios años los tres hermanos volvieron a encontrase no muy lejos de Gniezno y bautizaron a este lugar como ciudad de Poznan, ciudad del encuentro.


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz