20º aniversario del levantamiento en Gdansk
Lo imposible se hizo realidad

Lech Walesa tira la primera ficha del dominoPolonia está de fiesta. Hoy se cumple el vigésimo aniversario de unas elecciones en las que el régimen comunista permitió que algunos escaños (161 de 460 posibles) se disputaran de verdad de forma democrática. Esos asientos (161) los ganaron, todos, políticos ligados al sindicato Solidaridad, que dirigía Lech Walesa. La sacudida fue tremenda. Presidente del Gobierno fue nombrado, a continuación, Tadeusz Mazowiecki. Se convirtió en el primer jefe de Gobierno no comunista en un país de la Europa del Este desde 1945.

Luego vino la caída del muro de Berlín y el desmoronamiento de toda la órbita soviética. El 1 de enero de 1990, de la noche a la mañana, Polonia cambió de una economía centralizada comunista, a una libre de mercado. También aquí Polonia fue pionera. El paso, llamado "terapia de choque", fue un éxito de Leszek Balcerowicz, entonces joven ministro de Hacienda. En 1990, el electricista Lech Walesa ganaba las elecciones presidenciales y se hacía con la jefatura del Estado. En 1999, Polonia ingresó en la OTAN. En 2004, en la Unión Europea.

Polonia es ahora uno de los países que menos está sufriendo la crisis económica mundial. Incluso se permite el lujo de seguir creciendo en un contexto macroeconómico internacional pésimo.

En una sesión solemne ayer en el Parlamento polaco, fue el ex primer ministro Mazowiecki el que dijo: "Hace veinte años, lo que parecía imposible se hizo realidad", y añadió: "Logramos lo que los realistas consideraban inalcanzable". Mazowiecki destacó que los polacos empezaron a luchar solos, y que si aquella lucha se hubiera frenado, la batalla para ganar la partida al "socialismo real" habría durado mucho más.

Tadeusz Mazowiecki también mencionó la última frase de su discurso programático ante el Parlamento, en septiembre de 1989. Fue: "Creo que Dios nos ayudará". Ayer subrayó que aquella voz, "Dios", en un marco todavía oficialmente ateo, era "una palabra de libertad".

Lech Walesa fue el orador principal y el principal homenajeado de la jornada. El premio Nobel de la Paz rememoró la primera peregrinación de Juan Pablo II a Polonia, de la que el martes se cumplieron 30 años. "Gracias a sus palabras -dijo Walesa, resaltando aquellas de "No tengáis miedo"-, cayó el comunismo".

La semana pasada, Donald Tusk, el actual primer ministro, expresó a ABC, y a otros periódicos europeos, que no habría ni soñado todo lo bueno sucedido a su nación entre 1989 y 2009. Parecida idea manifestó Radoslaw Sikorski, ministro de Exteriores: "Si me hubieran contado lo que iba a pasar habría dicho: demasiado sueño". Los polacos creen que estas últimas dos décadas han sido las mejores de su historia.

Ante esta realidad, el hecho de que la participación en las europeas se prevea baja, se queda en anécdota. Como comentaba Tusk: "Aquí los polacos muestran que son libres. En la época comunista, era obligatorio votar".

ABC, España
05.06.2009



The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz