20º aniversario del levantamiento en Gdansk
Gary Cooper ganó al comunismo

Se cumple el vigésimo aniversario de las elecciones polacas que abrieron el camino de la democracia en la Europa del Este.

El cartel electoral de los vencedores fue una fotografía de Gary CooperHoy hace 20 años el bloque soviético comenzó a resquebrajarse indefectiblemente. La sorpresa fue mayúscula entre los numerosos enviados especiales y corresponsales que cubrimos aquel histórico acontecimiento. Solidaridad había logrado una victoria aplastante en las primeras elecciones semilibres celebradas en la Europa del Este desde que se implantó el comunismo. La humillación de quienes habían gobernado Polonia con mano de hierro fue total. Prácticamente todos los escaños que se disputaban -el 65% de los diputados de la Dieta estaban reservados a la coalición gubernamental- los lograron los hombres del mítico Lech Walesa. Hasta ese extremo había llegado el desprestigio del régimen. El cartel electoral de los vencedores era una fotografía de Gary Cooper, en Solo ante el peligro, sobre un fondo de Solidarnosc, con una papeleta en la mano para votar el 4 de junio de 1989. En esa fecha se produjo también la matanza de Tiananmen, que ya en su día eclipsó el cambio trascendental en Polonia y, ahora, al cumplirse 20 años de aquellos hechos, lo sigue haciendo.

"Estas elecciones son el mayor logro que se ha alcanzado en los últimos 40 años en Polonia", declaró entonces Walesa a este periodista en Varsovia. Se quedó corto, porque fue el acontecimiento decisivo que convulsionó la Europa del Este. Le seguirían la caída del Muro de Berlín, la revolución de terciopelo de Checoslovaquia y la deposición y muerte de Ceaucescu en Rumanía. Era la victoria de la revolución pacífica que había emprendido Solidaridad, el primer sindicato independiente de la Europa comunista, desde las célebres huellas de Gdansk en 1980.

Todo se había gestado en una mesa en la que se reunieron durante meses los representantes del Gobierno y de la oposición, que como se demostró tenía la legitimidad democrática. Ambos cedieron y pactaron en abril de 1989 una transición que serviría de modelo en otros países, como en su día lo había sido la española para los polacos. Como escribió Timothy Garton Ash, "la mesa redonda sustituyó a la guillotina", la revolución negociada se impuso a la violenta al estilo de 1789.

La victoria de Solidaridad desembocó en el nombramiento de Tadeusz Mazowiecki como el primer jefe de Gobierno no comunista. El general Jaruzelski, que había decretado la ley marcial en diciembre de 1981, se convirtió en presidente.

La transición polaca contó con otros dos factores muy determinantes: la presión del Papa Juan Pablo II y la presencia en el Kremlin de Mijaíl Gorbachov, que no estaba dispuesto a intervenir militarmente para salvaguardar el comunismo, como había hecho la URSS en Hungría en 1956 y en Checoslovaquia en 1968, y pudo haber ocurrido en Polonia en 1981 si Jaruzelski no se adelanta. Nadie sabía entonces lo que iba a pasar, si se había ido demasiado lejos. Al final, Gary Cooper ganó al comunismo.

La Voz de Galicia, España
04.06.2009



The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz