20º aniversario del levantamiento en Gdansk
Dos días que cambiaron al mundo

El sindicato Solidaridad forzó con sus huelgas las elecciones que pusieron punto final al régimen militar del general Wojciech Jaruzelski en Polonia.

Huelga de Solidaridad en 1989Hace 20 años, la revuelta de Tiananmen en China, y la caída del general Wojciech Jaruszelski en Polonia, presagiaron la caída del comunismo y el fin de la Guerra Fría. Pasó hace 20 años. "El hecho de que hubo un momento -en mayo de 1989- en que el gobierno de China fue derrocado en su real carácter de autoridad, pasará a formar parte de la historia". Con estas palabras, el periódico The New York Times del 25 de mayo de 1989 se refería a los acontecimientos de la Plaza Tiananmen. Durante siete semanas, desde el 14 de abril hasta el 4 de junio, día en que se desató la represión, cerca de 100 millones de chinos protagonizaron lo que una periodista llamó "el mayor movimiento pacífico por la democracia en la historia de la humanidad", y puso de rodillas al régimen del país más poblado de la Tierra. La onda sísmica de Tiananmen recorrió miles de kilómetros. Ese mismo 4 de junio, en Polonia, por primera vez un régimen comunista caía derrotado en las urnas.

Solidaridad, el poderoso sindicato liderado por Lech Walesa, fundado en los años 80 en los famosos astilleros Gdansk, triunfaba aplastantemente, al obtener todos menos uno de los cargos en el Parlamento (Sejm). De esta manera se ponía punto final al régimen militar del general Wojciech Jaruzelski, que se encaramó al poder en 1981, encarceló a la mayoría de los dirigentes de Solidaridad y proscribió al movimiento. En la clandestinidad, Solidaridad se fortaleció y con sus huelgas forzó a Jaruzelski a otorgar elecciones.

Al poco tiempo, los estudiantes de Alemania del Este, entusiasmados por el ejemplo del vecino, aprovechaban el verano y empezaban a burlar los controles de las fronteras de Checoslovaquia y Hungría para pasar a Alemania Occidental, en un torrente que ya no se pudo detener y que terminó derribando el muro de Berlín el 9 de noviembre de ese año. Luego caerían los gobiernos de Checoslovaquia, Hungría, y el odiado Ceacescu en Rumania.

Andrei Riabov, miembro del consejo científico del Centro Carnegie en Moscú, declaró a SEMANA que los sucesos de 1989 fueron "la puesta a prueba de dos modelos de transformación: el que proponía Gorbachov en la URSS, donde las reformas políticas y los cambios económicos se debían desarrollar paralelamente, y el modelo chino, cuyo inspirador era Deng, que consistía en mantener un Estado fuerte, para hacer las reformas económicas sin liberalización política. Los hechos de Tiananmen definieron la competencia entre estos dos modelos. Gorbachov no podía seguir el chino porque en junio de 1989 ya se había comprometido con la liberalización, y él ya había elegido la liberalización política y la democratización gradual".

"El congreso de los diputados en la URSS, Tiananmen, y la caída del muro de Berlín mostraron que el sistema de economía central basada en el poder del Partido Comunista había muerto. El camino de China, de mantener un control fuerte para adelantar reformas económicas fue imposible en Europa oriental, como en Polonia, cuyos pueblos eligieron liquidar el sistema comunista y pasar a una economía liberal y un sistema democrático. La URSS quiso hacer un camino intermedio y no tuvo éxito", concluye Riabov.

La Semana, Bogotá
31.05.2009


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz