Especial : 150 años del nacimiento de Joseph Conrad

"El fin que me esfuerzo por alcanzar, sin otra ayuda que la palabra escrita, es hacer comprender, hacer sentir y, ante todo, hacer ver. Esto, y sólo esto; simplemente. Si lo consigo, aquí encontraréis, con arreglo a vuestros merecimientos, ánimo, consuelo, terror, deleite, todo lo que puede complaceros, y acaso también ese atisbo de la verdad que olvidasteis reclamar".

En el prólogo de El negro de Narcisus, Conrad.

Fue el novelista de la aventura y la memoria que nos llevó al pozo del alma humana. No se limitó a narrar episodios excitantes, sino que hizo que sus personajes los reconstruyesen desde la distancia temporal. La mayoría de sus criaturas no viven, sino que recuerdan lo vivido. Eso les enfrenta al paso del tiempo y a la experiencia. No hay vuelta atrás posible para ellos.

Joseph ConradLa soledad, la duda, los remordimientos y, por supuesto, la cercanía del horror son las coordenadas del universo narrativo de Conrad. Sus temas  abordan cuestiones eternas: nos interpelan. La clave la ofreció el propio autor al hablar sobre el personaje de Lord Jim, aquel hombre atormentado por no haber actuado con valentía en un momento dramático de su pasado, como de "uno de los nuestros". Porque todos los hombres se verán antes o después ante una situación frente a la que no serán capaces de actuar con la suficiente valentía. Y, si son honrados, tendrán que aprender a vivir con esa culpa, igual que hizo Lord Jim. La maestría de Conrad es, antes de nada, de índole moral. Es capaz de trasladar a la novela de aventuras la intensidad y la profundidad humana de la tragedia griega. Y luego, claro, está su peculiar cadencia, su extraña prosa capaz de transmitirnos como pocas la sensación de viajar en barco o de visitar el último confín del planeta

Para Conrad el deber de un escritor consistía en "cuidar las frases igual que la tripulación baldea y cuida la cubierta, sin esperar más recompensa que el respeto silencioso de sus iguales".

Notas relacionadas
Ángel Mateo Charris da luz y color a El corazón de las tinieblas de Conrad
Cuando Conrad no escribe ficción: Polonia y Rusia
Descenso al corazón de las tinieblas
La última aventura de Joseph Conrad
Las vidas de Joseph Conrad


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz