Los apellidos polacos

Los descendientes de polacos al dedicarnos a la genealogía, sea por entretenimiento o por necesidad, nos encontramos con un gran obstáculo que se repite incesantemente: el apellido que buscamos fue escrito de todas las maneras posibles. ¿Cómo vamos a pedir un certificado de arribo al país, una partida de nacimiento o un certificado de matrimonio si no sabemos cómo se escribió el apellido en cada oportunidad?

Tendremos que intentarlo varias veces, imaginando cómo pudo haberlo escrito uno de los empleados públicos que no hablaban polaco... Para comprender mejor esta situación y entender que no es un problema exclusivo de nuestro país les transcribo parte de una nota publicada por el genealogista estadounidense Joseph Martin. Si Ud. está en una situación similar no se desanime, agudice su imaginación y su paciencia.

¿Puede Ud. pronunciar Wojkiewicz?
Varios autores advierten sobre los problemas con los que uno se puede encontrar al buscar apellidos polacos en grabaciones y archivos documentales. Una de las razones es que muchos inmigrantes no sabían leer y escribir y por lo tanto no pudieron deletrear sus apellidos en las oficinas de migraciones y otra razón es que los empleados públicos los escribían de acuerdo a lo que “oían”.

Mi familia Wojkiewicz vino de Mieczewo, un pequeñp pueblo de la provincia polaca de Poznan. Los funcionarios del Puerto de Hamburgo lo ubicaron en la lista de pasajeros como Woikiewicz. En el Censo de Estados Unidos de 1880 Peter apareció en Chicago como Wykewitch lo cual es bastante creativo. Su hijo Walenty era Woikindich en su certificado de matrimonio , pero murió como Wilkevitch.

Encontrar a su hermano fue un desafío aún mayor . John apareció en el Registro Soundex de 1900, en los Estados Unidos, como Vicavich. En el Registro de Michigan sus hijos fueron anotados como Vikevich, Vickevitz y Voikevich, y tan increíble como parezca, su hijo fue Edward fue anotado como Walker.

Cuando pensaba que ya lo había visto todo y me consideraba un “ganador” que había derrotado a los obstáculos de la escritura de los apellidos, fui a buscar el acta de nacimiento del hijo de otra familia, Thaddeus Siemowski.
Mis ojos no podían creer lo que veían: “Cardesh Sanistako”.


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz