El Parlamento polaco condena la invasión soviética de 1939

El Parlamento polaco ha condenado la invasión soviética de Polonia en septiembre de 1939 como "violación de la soberanía y del derecho internacional", y ha definido la matanza de Katyn, donde perdieron la vida más de 20.000 oficiales polacos, como un "crimen de guerra" con "elementos de genocidio".

El texto, aprobado por unanimidad, subraya que la invasión del Ejército Rojo se produjo en el marco del pacto Ribbentrop-Molotov, el tratado firmado en agosto de 1939 por el que Alemania y la Unión Soviética (URSS) se dividieron secretamente Polonia y el resto de Europa Central.
El presidente del Parlamento, Bronislaw Komorowski, ha leído la resolución y ha apelado a "todas las personas de bien de la Federación Rusa a colaborar en la denuncia y condena de los crímenes cometidos durante el periodo estalinista", el más sangriento en la historia de la URSS, con millones de campesinos rusos muertos por el hambre y la represión del Estado.
Polonia ha insistido una vez más en la necesidad de no manipular la historia y respetar la verdad, un mensaje que se repite durante las últimas semanas, después de que medios rusos asegurasen en un ejercicio de revisionismo histórico que el gobierno polaco y la Alemania nazi firmaron un documento secreto de no agresión y apoyo contra la Unión Soviética.
"Apelamos a todas las personas de bien de la Federación Rusa a colaborar en la denuncia y condena de los crímenes cometidos durante el periodo estalinista"

Matanza de KatynLa resolución del Parlamento ha hecho referencia también a los hechos de Katyn (una zona boscosa situada hoy en la actual Ucrania), donde más de 20.000 oficiales polacos murieron asesinados en 1940 por orden de Stalin, que descabezó así al Ejército y a la sociedad polaca de una parte importante de sus miembros más preparados.

Se trata de "un crimen de guerra" con "elementos de genocidio", señala el documento aprobado por los diputados, que por primera vez condenaban con tanta dureza la masacre, uno de los episodios históricos más espinosos en las relaciones entre Varsovia y Moscú. Durante los últimos días la oposición conservadora, liderada por Jaroslaw Kaczynski, había pedido calificar la matanza de Katyn de genocidio, aunque finalmente la cámara baja ha optado por una definición más suave.

La matanza de Katyn fue uno de los momentos más sangrientos de la invasión soviética, que comenzó el 17 de septiembre de 1939, sorprendiendo a las tropas polacas, que en ese momento se concentraban en defenderse en el frente oeste de la otra invasión, la germana, que había comenzado días antes.

"El ataque redujo la potencia de la lucha contra Hitler", señaló recientemente el presidente de Polonia, Lech Kaczynski, quien recordó que el Ejército polaco se encontró rodeado por nazis y soviéticos y sin posibilidades de retirada. "No entendíamos nada, no sabíamos la existencia del pacto Ribbentrop-Molotow, no sabíamos si iban —las tropas soviéticas— a unirse a nosotros en nuestra lucha contra los alemanes o si se trataba de un nuevo ataque", explicó uno de los supervivientes de aquellos acontecimientos, Stanislaw Matkowski.

ABC, España
23.09.2009


 
The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz