El Este europeo sufrirá en 2009 una fuerte desaceleración económica

Viena, 5 mar (EFE).- Los países del Este europeo sufrirán este año una significativa desaceleración económica, exacerbada por la restricción crediticia, una depreciación de sus monedas nacionales y un descenso de la producción industrial y del comercio exterior.

Este es el diagnóstico emitido hoy por el Instituto vienés de Estudios Económicos Internacionales (WIIW), tras precisar que en el análisis de esta zona, que va desde el Báltico a Rusia, debe diferenciarse la situación de cada uno de los países, que ha capeado en distinto grado la crisis financiera.

Entre los países afectados por la desaceleración, es decir, que siguen creciendo aunque menos que antes, el WIIW cita a Rusia, la República Checa, Polonia, Eslovaquia y Albania.

Otros estados registrarán un estancamiento económico, es decir, crecimiento cero, como Bulgaria, Rumanía y Eslovenia, aunque éstos estarán amparados en cierto grado por la protección que les proporciona el ser miembros de la Unión Europea (UE).

Mientras, los también comunitarios Hungría y las tres repúblicas bálticas (Letonia, Lituania y Estonia), así como la extracomunitaria Ucrania sufrirán una severa recesión, con una contracción económica de entre el 3 y 7 por ciento.

Josef Pöschl, uno de los economistas jefe del WIIW, destacó hoy ante la prensa la posibilidad de tendencias deflacionistas en varias de estas naciones, incluido un retroceso de los salarios, una tendencia que dificultaría sobremanera la recuperación económica.

Los desfases macroeconómicos registrados el año pasado son, según el WIIW, considerables como consecuencia de la crisis financiera global: todos los países del sudeste europeo, salvo Turquía, tuvieron un déficit por cuenta corriente de más del 10 por ciento (Montenegro 27%, Bulgaria 25% y Serbia 18%).

Pero a la hora de establecer los riesgos financieros, el nivel de endeudamiento puede ser aún más decisivo que el déficit comercial.

El WIIW advierte de que varios países acusaron en 2008 una deuda exterior (privada y pública) de más del 100 por cien de su Producto Interior Bruto (Lituania 137%, Hungría (121%), Estonia (117% y Bulgaria (112%).

También las fuertes fluctuaciones de tipo de cambio han generado una delicada situación, sobre todo para los ciudadanos de países que asumieron créditos en divisas y vieron depreciarse su moneda nacional entre el 20 y el 30 por ciento (Hungría, al República Checa, Polonia, Rumanía Serbia, Turquía y Ucrania).

En la mayoría de estos casos la depreciación puede contribuir a reducir el elevado déficit por cuenta corriente, mientras que en los países con un tipo de cambio fijo o con un comité monetario puede sufrir una caída del PIB, pronostica el instituto vienés.

Los expertos del WIIW auguran también que el margen de maniobra de los gobiernos para corregir la actual situación macroeconómica será muy reducido.

El déficit público crecerá tanto en los países de Este, Sudeste y del Centro europeos, como Rusia y China, aunque estos dos últimos tendrán un mayor campo de acción para frenar esta tendencia.

Ante este sombrío panorama, el WIIW no se aventura a pronosticar ni el grado ni el momento de una recuperación económica, pero ve las exportaciones netas como el factor de mayor potencial y el motor de un futuro crecimiento.

05.03.2009


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz