Moscú podría tener que indeminzar a Kiev

Ucrania prepara una ley que definirá como genocidio el asesinato de millones de campesinos ordenado por Stalin

Ucrania ha recordado este sábado la muerte de millones de campesinos de hambre en la colectivización forzosa de la tierra lanzada por el dictador Stalin en los años 30, en medio de un debate sobre su declaración como "genocidio" contra el pueblo ucraniano. El presidente ucraniano, Víctor Yúschenko, presentó a finales de octubre ante el Parlamento un proyecto de ley para que declare como "genocidio" la muerte de millones de campesinos, conocida en Ucrania como Holodomor, que será votado a principios de la próxima semana. En caso de que Moscú asumiera la responsabilidad que le corresponde a la URSS podría tener que indemnizar económica y moralmente a Kíev.

Víctor YúschenkoLD (EFE) El presidente, Víctor Yúschenko, impulsor de la iniciativa, participó este sábado junto a otros líderes políticos y religiosos en un acto religioso y panegírico en la Catedral de Sofía de Kíev. En la capital ucraniana también tuvo lugar una ceremonia oficial de colocación de una piedra simbólica en la sede del futuro memorial en honor a los millones de víctimas tanto de la colectivización como de las represiones políticas estalinistas. Además, por primera vez desde la instauración del Día de la Memoria, a las cinco de la tarde se encendieron velas en todas las ciudades y pueblos ucranianos, mientras en las casas las velas se colocaron frente a las ventanas y los iconos.

Aunque la muerte por hambre de entre 7 y 10 millones de campesinos en 1932 y 1933 dejó una impronta muy profunda en la memoria de los ucranianos, ha sido Yúschenko quien se ha marcado la tarea de hacer justicia a sus antepasados. "No se trata de buscar el culpable, ya que éste es de sobra conocido: el régimen comunista, totalitario y estalinista", aseguró Yúschenko, que cifró en dos veces más las víctimas de la hambruna que de la ocupación nazi.

El líder "naranja" presentó a finales de octubre ante el Parlamento un proyecto de ley para que declare como "genocidio" la muerte de millones de campesinos, conocida en Ucrania como Holodomor, que será votado a principios de la próxima semana. Al igual que ocurriera en Francia con el genocidio armenio por el imperio otomano, este proyecto de ley prohíbe la negación de este hecho histórico, ocurrido en la década de 1930, bajo amenaza de sanciones administrativas y multas. Además, el proyecto de ley contempla la construcción de un memorial con ocasión del 75 aniversario de la hambruna y la fundación de un Instituto de la Memoria Nacional, organismo que se dedicará a establecer la verdad histórica del Holodomor.

No obstante, el primer ministro, Víctor Yanukóvich, y el partido en el poder, Partidos de las Regiones, ya han expresado su oposición a que se declare como genocidio la hambruna, postura secundada por los comunistas, por lo que votarán en contra del proyecto de ley en el Parlamento. "Esta tragedia es una página negra no sólo para el pueblo ucraniano, sino para los rusos, bielorrusos, países de Asia Central y del Cáucaso", señaló Yanukóvich, que recuperó el puesto de primer ministro en agosto pasado.

La llave en la votación parlamentaria la tendrán los socialistas, que se pasaron al bando de Yanukóvich tras la ruptura de la coalición naranja, y cuyo líder y presidente del Parlamento, Alexandr Moroz, adelantó que apoyará la moción."Es nuestro derecho calificar el Holodomor como genocidio contra el pueblo ucraniano", dijo.

Moscú podría tener que indemnizar a Kiev por el genocidio
Por su parte, Rusia, heredera de la Unión Soviética, mantiene que la colectivización también dejó un reguero de hambre y desolación en Rusia, en la cuenca del Volga, los Urales y el Cáucaso, en Kazajistán y en Kirguizistán. En caso de que Moscú asumiera la responsabilidad que le corresponde a la URSS y reconociera la hambruna como "genocidio contra el pueblo ucraniano", podría tener que indemnizar económica y moralmente a Kíev, sentando un inédito precedente. Con todo, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, se comprometió a crear una comisión bilateral para investigar el Holodomor durante su reunión con Yúschenko en Kíev en noviembre pasado.

Países como Estados Unidos o Canadá, ambos con una numerosa diáspora ucraniana, pero también Italia, Georgia, Australia, Argentina, Polonia, Hungría, Lituania y Estonia ya han reconocido el Holodomor como un genocidio.En 1930, Stalin lanzó su ambicioso plan de colectivización de la tierra, proceso que debía completarse en dos años y que se aplicó con especial virulencia en Ucrania, entonces "el granero de Europa" y uno de los mayores productores de trigo del mundo. Muchos campesinos ucranianos se resistieron, lo que generó la ira de Stalin, quien ordenó requisar los productos agrícolas y comestibles durante un año para doblegar la oposición de la población a la colectivización.

Según diversos historiadores, en la primavera de 1933 llegaron a morir hasta 25.000 personas diarias, al tiempo que se han documentado muchos casos de canibalismo, como se recoge en los informes del KGB y las cartas de las víctimas desclasificadas recientemente.

Libertad Digital, Madrid
25.11.2006


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz