El primer viaje del Museo de Cracovia aterriza en Salamanca

Vestido en exhibiciónEn la moda está todo inventado. Es la conclusión a la que se llega tras visitar la muestra La moda en Polonia a través de los siglos (Museo Nacional de Cracovia) que se puede visitar en la sala de exposiciones de San Eloy hasta el próximo 27 de abril. Así, las mangas “abullonadas”, que lució la Princesa Letizia durante la última entrega de becas en la Universidad de Salamanca, ya existían allá por el año 1880 cuando tomaron su nombre (mangas bullón) de los muslos de carnero. Otro ejemplo es el vestido “corte imperio” que se enfundó la Infanta Cristina el día de su boda inspirado en modelos de la época del Empire y el clasicismo del XIX. Al margen de estos apuntes sobre la realeza, los escaparates de nuestras calles también exhiben piezas deshabillé, azules petróleo, gasas, tafetanes, botines o talles de avispa que nacieron gracias a la inspiración de diseñadores de otra época. No hay nada nuevo en lo que hoy vestimos y se puede comprobar de cerca gracias al último proyecto expositivo organizado por Caja Duero.

Por primera vez en la historia de Polonia, 200 piezas (vestidos, cuadros, grabados y acuarelas) que recorren la historia de la moda desde la Edad Media hasta principios del siglo XX salen del país. “Nunca se habían exhibido fuera de las fronteras polacas” de ahí la “primicia” de una exposición cuyo “título sugerente” destaca Antonio Sánchez Puerto, director de la Obra Social y Cultural de Caja Duero. Sin embargo, no es la primera vez que la entidad colabora con los museos polacos; la relación se inició hace diez años con una exposición en el Ponzan en 1998 y continuó con otras en centros de Varsovia, Wroclaw y Cracovia, en éste último, con una muestra pictórica en el año 2002. La alegría es “doble” para Zofia Gatubiew, directora del Museo de Cracovia, que destacó el “viaje” de las piezas y su “aterrizaje” en Salamanca, una ciudad que pertenece a un país con “sentido del buen gusto y elegancia”. No hay duda que sus ciudadanos apreciarán esta pequeña parte de la colección original depositada en tierras eslavas y formada por 800.000 piezas –“la más importante y la más grande de Polonia”– que analiza la historia de la indumentaria y el influjo de la moda sobre la silueta, especialmente la femenina (sólo hay una sala para hombres). “Estos monumentos subrayan los cambios de la moda hasta los años 30” y reflejan la influencia de las tendencias europeas en un país que nunca tuvo moda nacional.

Puesta en escena de ensueño
Vestidos en exhibición“En esta exposición destaca hasta la colaboración del electricista” afirma la comisaria de la muestra Beata Biedronska-Slota para alabar el esfuerzo de un equipo técnico que ha logrado una ambiente “especialmente bonito”. “La moda en Polonia” sin embargo, no itinerará. “Incluso ha sido una excepción presentarla aquí”; no es conveniente sacar a menudo de paseo tan bellas creaciones. “En Polonia procuramos que las exposiciones temporales se renueven cada cierto tiempo para que las telas conserven en perfecto estado”. Los vestidos son los resquicios de un pasado, en algunos casos, todavía reciente ya que la globalización de la moda también ha llegado hasta Polonia con el “triunfo de los jeans”, éxito al que se une una cierta “vuelta a lo tradicional”.

Angélica Corral
12.03.2008


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz