Aclaración

Monika Domañska
(Agregada de prensa de la Embajada de Polonia)

Como lectora asidua y sabiendo apreciar el interés brindado por su periódico a las noticias de Polonia me veo obligada a aclarar ciertas informaciones que aparecieron en el artículo titulado Polonia repudia las Brigadas Internacionales, publicado el pasado día 9 de marzo.

En primer lugar, no es cierto que el proyecto de ley al que se refiere el autor del artículo busque suprimir las pensiones de los veteranos de la II Guerra Mundial y de las personas que lucharon contra el fascismo. El proyecto se propone, más bien, retirar el derecho a cobrar una renta especial a aquellos funcionarios que fueron condenados, conforme a la ley, por delitos relacionados con crímenes del nazismo y comunismo, así como por otros delitos considerados crímenes contra la paz, la humanidad o crímenes de guerra. Vale la pena subrayar que esta propuesta ha sido acogida favorablemente por el profesor Andrzej Rzepliñski, de la Fundación de Helsinki para los Derechos Humanos

En segundo lugar, quisiera asegurar que entiendo el respeto del que goza en España el general Karol Swierczewski como comandante de la 35ª División Internacional en la que luchaban los dombrosiacos. Sin embargo, sería un tanto extraño olvidar al mismo tiempo otros episodios de su carrera militar. Karol Swierczewski, ya durante la guerra polaco-bolchevique, fue enviado como voluntario al frente oeste donde luchó junto con el Ejército Rojo contra los destacamentos polacos. En 1940 fue nombrado general del Ejército Rojo. En 1946, como viceministro de Defensa fue responsable de las represiones a los soldados del Ejército Nacional (el principal movimiento de resistencia polaco de la II Guerra Mundial en la Polonia ocupada por los nazis).

Swierczewski fue antes que nada un comunista obstinado y ni mi país ni los soldados polacos tenían para él demasiada importancia. Tampoco fue un gran comandante - en más de una ocasión, sus problemas con el alcohol provocaron importantes derrotas de las tropas polacas; ese mismo motivo generaba permanentes conflictos con el jefe del Ejército polaco, Zygmunt Berling -.

Respetando la memoria de todos los voluntarios que defendían la libertad y la democracia en España, espero que se pueda entender que para la inmensa mayoría de mis compatriotas Karol Swierczewski, aunque llevaba un apellido polaco, no fue más que un general soviético cuyo "mérito" más destacado fue introducir en Polonia la ideología comunista.

El País, Madrid
15.03.2007


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz