“La Cumparsita” cumple 95 años

En las dos márgenes del Plata, Buenos Aires y Montevideo a la vez, festejan del 14 al 22 de abril la Semana de La Cumparsita que cumple sus primeros lozanos noventa y cinco años. A un paso del siglo, declarado por la ley 16.905 “Himno Cultural y Popular del Uruguay”.

La historia es conocida y alcanza los ribetes de la leyenda: Gerardo Matos Rodríguez, el estudiante de veinte años que compone, hacia 1917, una marcha destinada a sostener en el Carnaval montevideano a una agrupación precisamente estudiantil, que recorrería la ciudad. Compuesta la marcha y llevada por manos amigas hasta don Roberto Firpo que actuaba en ese momento, con su orquesta, en el local llamado La Giralda, en la esquina que ocupa hoy el Palacio Salvo. Hubo la posterior declaración de Firpo, ya muerto en 1948 Matos, que él era en realidad el autor, porque había modificado sustancialmente la versión original. Esta afirmación no se sostiene por varias razones. Es cierto que los conocimientos musicales de Matos eran escasos, pero ello no le impidió crear otros temas de real valía como el tango Che papusa oí. Por otra parte, hay testimonio del ofrecimiento que le hiciera Firpo al joven autor, para firmar ambos la obra, práctica que supo usar: así Fuegos artificiales que responde a Firpo y Eduardo Arolas.

Matos vende los derechos de La Cumparsita a la editora Breyer Hnos, por $ 50 pesos, cifra ridícula, que originaría después una reclamación del autor por la vía judicial. Hubo en Montevideo una edición de la música, no autorizada, es decir una edición pirata. Convertida en éxito, los escaparates de todas las tiendas de música la exhibían. A lo largo de los años se acumularon las interpretaciones de La Cumparsita. Denostada por algunos, como Piazzolla que en su característico estilo, la calificó del peor de los tangos, nada detuvo su presencia arrolladora. El propio Piazzolla la grabó.

Por otra parte, La Cumparsita ha estado asociada al cine. No solamente en el marco del Río de la Plata. En el film de Wajda Kanal (o La patrulla de la muerte), se la escucha interpretada al piano. A la vez, su fama la ha devuelto al ritmo de marcha original, pero esta vez como marcha nupcial, según testimonio del bandoneón argentino Raúl Garello, en las bodas de Turquía.

Por Hugo García Robles
El País, Uruguay
18.04.2012


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz