El polaco trotamundos

Allá en la barra, Antos Yaskowiak bromea en polaco con una pareja que anda en busca de mesa. Este chef, cuya familia desembarcó en Buenos Aires en los años 30, es el continuador de una tradición que comenzó en 1949, cuando abrió sus puertas el restaurante de La Casa Polaca, en Palermo. Recientemente reformado (antes funcionaba en el sótano del edificio), el ahora luminoso local huele a salchichas, caldos de remolacha y arenques.

"Las abuelas se fueron muriendo y aquí muchos nos reencontramos con los sabores y los aromas de nuestra infancia", cuenta Antos, un chef trotamundos que halló un camino a seguir cuando, muchos años atrás, conoció el restaurante polaco que unos amigos tenían en París.

Su propuesta es clásica y moderna a la vez, protagonizada por platos inconfundiblemente polacos como los pierogi (pastas rellenas de queso blanco y papa, con cebolla, crema y panceta, $ 33) y las milanesas de cerdo con salsa de hongos ($ 35), y algunos que comparte con otras naciones centroeuropeas, como el goulash ($ 33) y el borsch (barszcz, en polaco, $ 20). Una cocina de raíces, fiel a su propia identidad, en un ambiente cálido y delicado que escapa a las obviedades repetidas en muchos sitios de comida étnica.

Casa Polaca
Jorge L. Borges 2076
Tel: 4899-0514/4777-6683
De martes a sábado, de 20 a 24.

Clarín, Buenos Aires
26.07.2009


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz