Ricardo Juan Siri, representante argentino ante el gobierno polaco en Londres

Una vocación entrañable por la misión diplomática y una preocupación indeclinable por el desarrollo del país caracterizaron la vida de Ricardo Juan Siri, decano del personal del servicio exterior de la nación, fallecido en esta ciudad a los 101 años.

Había nacido en Rosario, el 8 de octubre de 1905. Se graduó con el título de doctor en Ciencias Diplomáticas en la Universidad del Litoral y en 1935 recibió su primer nombramiento en la embajada argentina en Washington, designado por el ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Saavedra Lamas. Desde allí fue enviado en dos oportunidades a México como encargado de negocios. A fines de 1940 fue transferido a Londres, en plena guerra mundial, y representó al país ante el gobierno polaco en el exilio, que lo condecoró con la Orden de Polonia Restituta.

En 1948 formó parte de la misión de las Naciones Unidas que intervino exitosamente en el conflicto de Cachemira entre la India y Paquistán. Fue ministro plenipotenciario en Dinamarca, que lo condecoró en reconocimiento de su labor. En 1951 renunció en desacuerdo con el gobierno argentino y, posteriormente, el presidente Eduardo Lonardi lo designó embajador en Chile. Tras la asunción del general Aramburu, que dejó sin efecto la designación, renunció definitivamente a su carrera en el servicio exterior argentino.

Se dedicó entonces a la actividad privada, y en 1957 representó al Comité Intergubernamental para las Migraciones Europeas (CIME) en la Argentina y fue jefe de misión hasta 1974. Con vocación docente, enseñó a varias camadas de diplomáticos argentinos en el Instituto Servicio Exterior, donde fue designado profesor emérito.

Tuvo una vocación entrañable por la diplomacia y siempre recordaba con especial afecto y admiración profesional a los embajadores Felipe Espil, Tomás Lebreton y Miguel Angel Cárcano, bajo cuya dirección sintió que trabajar fue un privilegio.

Se casó en 1944 con María Teresa de Iriondo, quien lo sobrevive con sus dos hijos, Ricardo y María; siete nietos -entre ellos el dibujante Liniers, autor de una tira que publica todos los días La Nación-, y cuatro bisnietos.

Sus restos fueron inhumados en el cementerio de Olivos.

La Nación, Buenos Aires, 10.09.2007


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz