Piotr Anderszewski
Un pianista de elite llega a la Argentina

Lo trajo el Mozarteum Argentino para interpretar obras de Beethoven, Bach y Schumann, desde hoy. Dentro de los círculos de público mejor informados, uno de los indicadores que resultan más determinantes del nivel de proyección de un artista joven es sin dudas su agenda, y luego, su sello discográfico. Algo así como "dime dónde y con quién andas y te diré quién y cómo eres".

¿Pero qué se entiende por "agenda" o, mejor dicho, por una "agenda top"? En el caso de un pianista, por ejemplo, esa agenda comprenderá un promedio de entre 5 y 10 conciertos por mes, con diferentes programas y en diferentes países, volando seguramente varias veces dentro de Europa y actuando en las salas más famosas de las capitales del gran circuito (Berlín, Londres, París, Munich, Zurich, Viena...), incluyendo alguna ciudad exótica o alejada del mapa clásico tradicional y los grandes festivales de verano. Alguna vez al año incluirá también a los Estados Unidos -en particular Nueva York- y Japón. Ese plan de actuaciones conlleva un plan paralelo de ensayos en esas salas y horas de estudio y de descanso para superar el tedioso jet lag (descompensación horaria por los largos vuelos). A eso se suman las sesiones de grabación para próximos discos, el lanzamiento de uno recientemente editado, campañas publicitarias, presentaciones en TV, fotos, entrevistas y autógrafos. Con relación a la discográfica, sencillamente será alguna de las firmas famosas.

A esta clase de elite pertenecen, desde luego, sólo algunos pocos genios. Y Piotr Anderszewski es uno de ellos. Gracias a la incansable tarea de instituciones como el Mozarteum Argentino, de tanto en tanto, Buenos Aires vuelve a ser parte, como antaño, de esas extraordinarias agendas del mundo clásico internacional. Antes de iniciar su primera visita a la Argentina (donde interpretará las Variaciones sobre un vals de Diabelli, de Beethoven, y la Suite Inglesa N° 6 en Re menor, de Bach, en el primer ciclo, y Humoreske , de Schumann, y otra vez Variaciones... , en el segundo), Piotr Anderszewski dialogó con La Nación desde París.

-Hablando de agendas, ¿cuál es la mayor exigencia para un pianista "top"?
-Tener que asumir compromisos con tanta anticipación. La mayoría de las veces es necesario confirmar el programa más de un año antes del concierto, y luego puede suceder que, cuando llega el momento, uno tiene otras demandas o necesidades presentes, o un estado de sensibilidad muy distinto del de las obras que eligió. Asumir y realizar aquello que uno decidió tanto tiempo antes no es sencillo. Estar permanentemente de viaje, vivir con una valija, vivir en un estado provisorio... La transitoriedad también es difícil, tener que amoldarse a situaciones nuevas, a la sala, al piano... Creo que una gran parte de este métier reside en esa capacidad de adaptación.

-¿No cualquier pianista entonces puede alcanzar ese nivel de carrera?
-Primero están las condiciones artísticas, pero también es imprescindible contar con unos nervios fuertes y sólidos, gozar de muy buena salud, ser capaz de adaptarse en todo momento.

Concierto en Buenos Aires

-¿Qué hacen de sus Variaciones Diabelli una interpretación famosa y original?

-Lograr ser uno mismo, con ésta o con cualquier pieza musical, ya es en sí un acto de originalidad. Somos todos diferentes, pero el que consigue dar todo de sí en una interpretación, volcar su individualidad en ella, ése es el que llega a una ejecución verdaderamente original. Lo más interesante de ser intérprete es precisamente poder ser único.

-¿Qué aspecto marca una diferencia respecto de otras versiones?
-Yo abordo esta obra no tanto como una variación, sino más bien como una transformación, lo cual implica un nivel más profundo. Se parte de un tema un tanto banal y se arriba, poco a poco, hacia el final de la obra, a un estado completamente sublime, celestial. Lo único que busco en mi interpretación es mostrar ese recorrido.

-Al ser uno de los referentes en el repertorio bachiano, ¿cuál es su postura respecto de la pureza del estilo de Bach en el piano? ¿Las dinámicas deben ser planas o puede haber flexibilidad en los matices, la articulación debe ser seca, se usa el pedal de resonancia?
-Es un tema delicado, pero si uno se decide a tocar Bach en el piano, entonces hay que hacerlo con las características del instrumento y aprovechar a fondo las extraordinarias posibilidades que brinda. Desde luego que es necesario un conocimiento profundo de lo que es el estilo, pero por otra parte uno también debe ser consciente de las posibilidades con que Bach contó al componer sus obras. Soy total partidario de utilizar los recursos del piano.

Extranjero y vagabundo
En la prensa europea su nombre está asociado a la definición "una elegante mezcla de excéntrico y romántico". El alude eso con humildad. "No sé, en verdad, si soy eso. "Romántico" es un término muy extenso, quizá lo sea en algún sentido... pero excéntrico seguro que no."

-¿Qué opina de la victoria de Sarkozy en las recientes elecciones?
-Vivo en Francia, pero no soy francés ni tengo la residencia, de modo que no voto. Soy un extranjero que vive en París. La política me enerva y mucho más en Francia, o sea que, de haber tenido que elegir, me hubiera sentido fastidiado con la situación porque los dos candidatos son, cada uno a su manera, muy antipáticos para mí.

-Usted se considera "un vagabundo". ¿Qué tiene de artístico ese estado existencial, es como una suerte de "holandés errante"?
-Es estar en la búsqueda permanente. La perfección no existe y si el arte alcanza algo de perfección, para el artista implica una pequeña forma de la muerte. Ser un vagabundo es vivir detrás de un ideal de equilibrio que, sólo por un instante y quizá de tanto en tanto, uno consigue alcanzar. Pero, sobre todo, es vivir en busca de un equilibrio al que jamás se llega.

Cecilia Scalisi

Perfil

Pianista polaco-húngaro nacido en Varsovia en 1969.

Reconocido como un doble talento (pianista y director de orquesta).

Alcanzó fama internacional por su interpretación de las Variaciones Diabelli , de Beethoven.

Está considerado uno de los más interesantes intérpretes de Bach y uno de los artistas más fascinantes de la actualidad.

Ganador del Grammy 2006 como mejor interpretación instrumental solista.

Su primera grabación fue filmada por el realizador Bruno Monsaingeon (famoso por sus documentales de Sviatoslav Richter y Glenn Gould).

La Nación, Buenos Aires
10.05.2007


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz