Al Parque lo hizo un Coronel

Les agradezco que hayan venido aquí, les agradezco muy especialmente a los vecinos del parque, veo muchas personas ligadas a importantes instituciones, a instituciones de la colectividad polaca, a la familia del Coronel Wysocki, al Ejército Argentino, al Regimiento de Patricios, de Granaderos y a todo el equipo del Parque que me acompaña en estos proyectos. Quiero agradecer muy especialmente la presencia de la representación de la Embajada de la República de Polonia que nos acompaña en este acto.

Yo quisiera contarles que había una foto de mi padre que era un judicial que estaba con uniforme de conscripto. Una vez le pregunté qué hacía en la Conscripción y mi papá me contó que hacía caminos por lo que es Campo de Mayo. Recuerdo que me causó mucha impresión imaginar a mi padre haciendo caminos, manejando asfalto y esas cosas. Me causó impresión, imagínense a un chico chiquito que juega a los soldaditos, el concepto de soldados que hacen cosas, que hacen caminos.

Por eso quizás cuando llegó Marta, en los primeros días de mi gestión, hace unos tres meces, y me contó muchas sobre el Parque y me habló del coronel Wysocki, algo despertó en mí que sin duda estaba atrás. “Al parque lo hizo un Coronel”, pensaba  yo. Debo confesar públicamente que no sabía nada de eso, no sabía que el Parque había sido obra de un Coronel, en ese momento Sargento, que había recibido la orden del Presidente Sarmiento.

En función de ese nuevo conocimiento que se me reveló ante los ojos, quizás también pensando en mi papá que hacía caminos cuando estaba en el Servicio Militar, comenzamos a armar este acto que no se agota en este mismo acto porque el reconocimiento que plantea el Parque Tres de Febrero a la figura de su constructor no se agota en reponer esta placa, no se agota en esas fotos, no se agota...

En toda la documentación, en toda la papelería, en todos los folletos que tendrá el Parque y que se está mandando a imprimir siempre habrá un lugar para el Coronel y para esa imagen que tenemos dibujada en lápiz en mi despacho.

El ejemplo de Wysocki, como bien se dijo acá, es absolutamente importante. Es un señor que hizo cosas, que hizo cosas para la paz, con arte, con conocimiento, con estética como la casona del Jardín Botánico. Cosas que uno mira y ve que son sólidas, como el proyecto del Regimiento Uno de Palermo. Hizo cosas absolutamente hermosas como el Parque Tres de Febrero.

La obra del coronel Wysicki no se agota en los caracteres ingenieriles de sus obras. Hoy temprano pensaba que mientras un Coronel de Ingenieros hace caminos físicos, nosotros como comunidad podemos hacer caminos de ideas. Mientras un Coronel hace puentes que unen lugares que están separados, nosotros podemos tender puentes de comprensión y de ideas entre los que piensan distinto, para tratar de tener puntos en común. Pensaba que mientras el Coronel nos dio este Parque hermoso nosotros también podemos hacer que lo público sea hermoso, que la actividad de Gobierno sea buena.

El Coronel además de su obra nos dio un ejemplo. Se pueden hacer caminos, se pueden hacer puentes, se pueden hacer parques, se pueden hacer cosas de uso público que pueden ser hermosas y de  las cuales con el correr del tiempo nos podemos enorgullecer. Por eso, en nombre del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en nombre del Parque Tres de Febrero, les vuelvo a agradecer la presencia, los invito a descubrir esta placa y rindo mi homenaje al Coronel Wysocki que nos dio este lugar precioso de la ciudad de Buenos Aires.

Marta Bargagiolla, descendiente del Coronel Wysocki.
Dr. Javier María García Elorrio, Director General del Parque Tres de Febrero 


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz