Paisanos de ojos celestes y piel como la nieve

Polacos, ucranianos y alemanes, los gringos
de Liebig y Apóstoles

Museo Szychowski -  Foto: Emiliano LasalviaApóstoles.- Ucraniana con paraguayo, alemán con criolla y español con guaraní, las mezclas que se ven por esta zona son únicas, como las caras que producen. Algunas, preciosas. Ejemplo: la última reina de Liebig, hija de polaco y brasileña. El primer contingente de polacos llegó a Apóstoles en 1897. Eran 15 familias y venían tapados hasta el cuello. Pero llegaron a Misiones, donde la ropa es lo de menos. Venían sin nada, además del abrigo. Acá les dieron algunas hectáreas para cultivar y pagar en plazos cómodos. Ellos hicieron el resto: trabajar la tierra o carpirla, como dicen por acá, y luchar con la hormiga minera, que se comía todo, que no los dejaba en paz. Fue difícil el cambio y más de un inmigrante se volvió. Los padres de don Miguel Drendak se quedaron. Habían llegado de Galitzia, norte de Ucrania, como muchos otros. Don Miguel tiene 80 años y unos ojos celestísimos. Nariz grande y una gran vocación por la cultura del trabajo. "Yo no me enfermo nunca, salvo cuando me picó la yarará, que estuve muchos días en el hospital, y me salía sangre de las uñas", dice el hombre, arrugado, pero firme. Lo de la víbora fue mientras sembraba arroz, años 60, una época gloriosa, según recuerda: "Por un kilo de arroz me daban dos kilos de carne".
El carro polaco era todo para los inmigrantes. Algunos lo trajeron desarmado desde Polonia, así todo de madera y con cuatro ruedas. Cargaba hasta 800 kilos, la cosecha que luego se vendía en el pueblo. Era el único transporte tirado por caballos o bueyes. Don Drendak tiene el suyo y su nuera todavía lo usa los domingos. Lo llena de sandías, coloradas y también amarillas, de la chacra y las vende en Apóstoles.
No es fácil ver un carro polaco. Los que quedan están en las casas de hombres conservadores como don Drendak, que salen poco. Pero hay uno que está bien guardado en un lugar todavía mejor: el Museo Juan Szychowski, en homenaje a un polaco que no paró de hacer mientras vivió.
"El abuelo hacía todo perfecto", dice Amanda Szychowski. Quizá no se la reconoce detrás de un apellido tan largo, pero es Amanda, la de la yerba. Es una rubia de ojos claros, polaquita, joven. Parece que primero vino la yerba, allá por 1917 con el nombre de La Cachuera , del portugués cachoeira, que quiere decir cascada. Después su hermano Marcelo y ella, que siguen con la empresa familiar. Y sí, a Amanda la cargaban en el colegio porque tenía nombre de yerba.
El museo está junto a la planta envasadora, en un antiguo galpón, y tiene piezas únicas, como un torno de precisión construido en 1919 por Juan Szychowski y que funcionó hasta 1994, cuando Amanda decidió hacer un museo con todo lo que construyó el abuelo.
Este hombre, que sólo tenía 2° grado, fue una especie de genio de la ingeniería local y llegó a construir una máquina moledora de arroz y yerba, todo tipo de herramientas y hasta un dique para encauzar el río Chimiray, que divide Misiones y Corrientes.
El museo está en un lugar lleno de sombra, a orillas de un canal. La historia se cuenta por altavoz mientras uno lo recorre. Antes o después se puede ver un video de los orígenes de Amanda, la yerbatera, y probar un tereré.
Del otro lado del Chimiray, a unos 10 km de Apóstoles, en la plaza de Liebig, Corrientes, hay un baúl enterrado desde 1999, por el 75 aniversario de la fundación del pueblo. Guarda historias de familias de inmigrantes escritas por los descendientes. Como Esteban Friedlmeier, presidente de la Cooperativa Liebig y nieto de un alemán que no aprendió a hablar español, pero sí guaraní. El contó la historia de los suyos. Por ahora los papeles están encerrados. Hasta 2024, cuando se abra el baúl y en Liebig además de las plantas florezcan nuevas historias.

Ucrania, acá a la vuelta
Apóstoles es ordenada, limpia y con bulevares de lagostremias blancas y fucsias. Si no fuera por el asfalto, que tapa todo, también sería roja. Tiene una iglesia ucraniana y una calle que se llama Taras Shevchenko, como el poeta más grande de ese país. En la parroquia de la Santísima Trinidad , de culto católico-bizantino-ucraniano, hay misa en ucraniano, los domingos, a las 8.
Casi enfrente, en el Museo y Centro Cultural Ucraniano, la hermana Miguelina María Freyeka, monja de la Orden de San Basilio Magno, que vivió 20 años en Roma y lleva 20 en Apóstoles, armó un museo con su ingenio, las cosas que trajo de su viaje a Kiev y algunas que le cedieron los descendientes. Son cinco espacios con una muestra sui géneris de la cultura ucraniana. Trajes típicos, telas de lino bordadas, mandolinas, iconos rusos, platos con incrustaciones de nácar y una réplica de una iglesia de una aldea. Ella misma hace el recorrido.

Datos útiles

Yerbateras para visitar
Grupo Amanda. Rademacher 2653. Está a 13 km de Apóstoles, (03752) 422077; www.yerbamanda.com.ar Además del proceso de secado, que se puede visitar con cita previa, es imperdible el Museo Histórico Juan Szychowski, con entrada gratuita y un tereré si hace mucho calor. Horario de verano: miércoles a viernes, de 7 a 11.30 y de 15 a 17.30; sábados y domingos, de 8 a 12 y de 15.30 a 19.

Cooperativa Liebig
Se puede visitar la planta y el secadero artesanal. Está sobre la ruta que atraviesa el pueblo. Consejo: mejor no llegar al medio día, todo duerme alrededor. Informes: (03758) 422182;
playadito@colonialiebig.com.ar

Museo Ucraniano. Suipacha 57, Apóstoles; (03758) 422501. Entrada gratuita. Lunes a sábados, de 8 a 12 y de 16 a 19.

Para leer más

  • Caá Porã´í, El espíritu de la yerba mate. Por Pau Navajas, editado por Establecimiento Las Marías.

  • Iviraretá, País de árboles. Por Julio Núñez, ediciones Montoya. Cuenta historias de Misiones, el monte, la yerba, la caza y los primeros turistas que navegaban por el Paraná hasta Iguazú.

Más información

  • Casa de Misiones. Santa Fe 989, 4322-0686. Lunes a viernes, de 9 a 18.

  • Casa de Corrientes. San Martín 333, 4394-7418.

En Internet

www.turismo-misiones.com.ar
www.corrientes.gov.ar/turismo
www.apostoles.gov.ar

La Nación , Buenos Aires
13.03.2005


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz