Delicias del este en un restaurante polaco

En el histórico edificio de la Unión de los Polacos de la República Argentina funciona un restaurante que ofrece platos típicos.

En Argentina, la comida del este de Europa suele prestarse a confusiones. Hay quienes piensan que la sopa de remolachas Borscht (un plato típico de Ucrania) es igual a la sopa Barszc (una creación de los polacos). Sin embargo, que haya malentendidos es entendible si tenemos en cuenta que hasta 1919 los polacos que emigraban a nuestro país eran registrados como rusos, alemanes o austríacos, ya que Polonia había desaparecido del mapa.

Hoy Polonia es el tercer país con más descendientes en Argentina, luego de España e Italia. Con semejantes datos, era de esperar que los polacos tuvieran su propio restaurante donde ofrecer comidas típicas. La Casa Polaca funciona desde 1990 en la Unión de los Polacos de la República Argentina. El edificio, que data de 1949, está situado en uno de los polos gastronómicos de Buenos Aires: Palermo Soho.

Golabki - Ed. Perfil

Antoś Yaskowiak, dueño y jefe de cocina del restaurante, es hijo de polacos que migraron al sur de América después de la guerra. Antoś nació y se crió en Argentina pero luego desarrolló una carrera de chef que lo llevó a radicarse en el exterior. En 1982 le ofrecieron abrir un restaurante en el sótano de la Unión de los Polacos para que reemplazara el viejo comedor que funcionaba desde mitad de siglo.

“Hay mucha cultura alrededor de la comida polaca”, dice Antoś. “Como el clima es tan frío, la cocina siempre fue el lugar más cálido de la casa y las mujeres pasaban mucho tiempo ahí”. Antoś cuenta que tanto la cocina como la mesa eran lugares de conversación y nadie quería quedarse afuera.

La cocina polaca se vale de ingredientes como la papa, la cebolla, la remolacha y la carne de cerdo. También tiene muchos encurtidos como el chucrut y los pepinos. Algunos de sus sabores más típicos son los fiambres, los quesos ahumados y los arenques marinados. Además, muchos platos que llevan bastante tiempo de preparación como los niños en vueltos o los bigos, un chucrut guisado que lleva seis horas de cocción. Entre los platos sugeridos de La Casa Polaca, se destaca el Pierogi Ruskie (pasta rellena de queso blanco y papa con chicharrones de panceta y cebolla a la crema) y el Kotlet Schabowy (cerdo con pasas y almendras). El precio promedio de la cena es de $100 por persona.

A la hora del postre, Antoś recomienda probar la Szarlotka (una tarta de manzanas tibia) o la Sernik (tarta de queso). La bebida típica es el vodka. En el restaurante se ofrece vodka Żubrówka y Wyborowa, ideal para comer con arenques si se reserva el último tercio de la copa para limpiar la boca. Además, se ofrece cerveza, vino y variedades de té. “Tuvimos que aggiornar algunas cosas”, cuenta Antoś. “En Polonia se sirven postres muy pesados porque hace frío y acá la gente siempre te pide acompañar lo dulce con una bocha de helado”.

Según Antoś, Polonia es un país muy nuevo en el plano gastrónomico. “Después de cincuenta años de comunismo, los polacos están fascinados con todo lo que se presenta como novedoso”. Antoś todavía recuerda cuando viajaba con su papá a Polonia a visitar a su abuela durante la era soviética: “Le llevábamos esmaltes de uñas para que pudiera ir a la peluquería e intercambiarlos por un plato de comida”.

A pesar de sus épocas de hambruna, Polonia es un país muy rico en minerales y por eso tuvo épocas de opulencia. “Los polacos tenían sal y la canjeaban por especias de distintas partes del mundo”, cuenta Antoś. “Cracovia es una ciudad hermosa llena de castillos y casas antiguas que hoy se conservan”.

Por último, Antoś declara que “por suerte, la gran comunidad de polacos en Argentina hoy se integró y se mezcló con descendientes de distintas nacionalidades”. Y es por esta razón que la gente acude a La Casa Polaca “para reencontrarse con un sabor que perdió”.

Por Ana Laura Caruso
De la redacción de Perfil.com


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz