Mantecol Georgalos, la golosina argentina que nació en Varsovia

Imagen de un MantecolLa historia de Georgalos comienza casi por casualidad, cuando en 1937, el joven Miguel Georgalos - padre del actual presidente de la compañía- abandona su tierra natal, Grecia, para afincarse temporariamente en Varsovia, Polonia. Allí aprende el arte de la industria golosinera. Cuando estalla la Segunda Guerra Mundial, Miguel deja Varsovia y se embarca hacia Buenos Aires. Llega en agosto de 1939 y con la ayuda de algunos compatriotas consigue albergue en una habitación de la calle Muñiz. Una vez establecido en nuestro país, comienza a darle forma a su proyecto y el punto de partida es la elaboración artesanal de pasta de mani, materia prima del famoso Mantecol.

En 1941 la actividad de Georgalos se afinca en el barrio Floresta y en zonas aledañas. En 1949, la empresa cumple el sueño del establecimiento propio y adquiere el inmueble de Segurola 1710. Hasta ese momento, la actividad fabril se realizaba bajo la razón social “La Greco-Argentina”.

Imagen de las primeras épocas de la empresa

Entre 1947 y 1955 fueron arribando al país los hermanos y los padres de Don Miguel. La misión era aunar esfuerzos para que esta empresa familiar cumpliera los objetivos de progreso constante, brindando al mercado productos originales de calidad genuina. Fue por esos años que la firma cambió su denominación por Georgalos Hermanos S.R.L.

En los primeros años de la década del '50 la aceptación del sabor de Mantecol en la Argentina determina la necesidad de producir materia prima propia. Es así como Georgalos proyecta y consolida sus actividades también en la provincia de Córdoba, lugar ideal para sembrar y cosechar maní.

En 1956, Georgalos Hnos. S.R.L. adquiere el inmueble perteneciente hasta ese momento a la ex - cervecería Río Segundo y de esa manera, afianza y garantiza la obtención del maní en cantidad y calidad.

El 19 de octubre de 1962 Georgalos adquiere un nuevo predio en Buenos Aires para construir una planta acorde con los requerimientos más exigentes de la actividad.

Seis años después, en 1968, la empresa se conforma como sociedad anónima y toma la razón social " Georgalos Hnos S.A.I.C.A." ( Sociedad Anónima, Industrial, Comercial y Agropecuaria).

Todavía faltaba un gran paso para dar, puesto que el negocio de golosinas, limitado al Mantecol y a la línea de turrones, ya no resultaba suficiente para los ambiciosos proyectos de la empresa. En sus planes estaba el poder ampliar la oferta de productos exitentes. A partir de entonces comienza una intensa etapa de creación e implementación, sumando más y más productos al mercado.

En 1969 se adquiere la tecnología necesaria para la producción de caramelos y chocolates. Como consecuencia de este crecimiento, la distribución se transforma en un nuevo desafío. Para cubrir esa necesidad, se adquiere en 1986 un nuevo edificio en Buenos Aires. Desde allí se realiza la comercialización y distribución.

En 1992 , termina de instalarse una moderna planta para el acopio, proceso y comercialización de maní tanto para el mercado interno como externo.

Centralizar la producción en una sola planta, la de Córdoba, fue el paso siguiente, que se da a fines de 1993. De esta manera se obtienen ventajas, cuantitativas y cualitativas, y productividad de los recursos humanos.

La Tribuna, Río Segundo-Córdoba


The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz