Uno de los entremeses clásicos es el arenque (en aceite, con crema agria, en mayonesa o en vinagre) servido generalmente con abundante cebolla cortada en rodajas.

Otro entremés muy apreciado es el bistec tártaro, hecho de carne de ternera cruda muy bien picada, que se condimenta al gusto con una yema cruda, cebolla picada, sal y pimienta, aceite de oliva y jugo de limón. A estos ingredientes se puede añadir aceitunas o alcaparras, según se prefiera. Toda ama de casa polaca y todo restaurante tienen su propia receta, única y secreta.

Es difícil imaginar una mesa polaca en la que no se degusten patitas de cerdo en gelatina, servidas sobre todo con vinagre y rábano picante. Es un plato simple, barato y muy sabroso que, al igual que el bistec tártaro, neutraliza el efecto de las bebidas fuertes.

Entre los típicos entremeses polacos se cuenta también la carpa y el lucio en gelatina, así como la anguila ahumada.

The International Raoul Wallenberg Foundation
Godzina Polska - La Hora de Polonia

El Águila Blanca es parte del proyecto “Las huellas polacas en la República Argentina”


Museo Roca, Ministerio de Cultura, Presidencia de la Nación. © 2003 - 2016
El Águila Blanca Museo Roca - Insitituto de Investigaciones Históricas Condecoración otorgada a Claudia Stefanetti Kojrowicz